Lun-Vie 10 a 14 / 17 a 19Hrs

Av. Marítima Nº 5 Bajo 38530

Candelaria. Sta Cruz De Tenerife

922 50 48 09

inmobiliaria@simancasrivas.com

Comparar listados

El Tribunal Supremo tumba las cláusulas suelo ‘informadas’ por correo electrónico

El Tribunal Supremo tumba las cláusulas suelo ‘informadas’ por correo electrónico

Si ha habido unas cláusulas suelo que han entrañado más complejidad en su defensa, esas han sido las que se contrataban a través de la banca online, ya que la información sobre los préstamos se facilitaba a los prestatarios, a través de correos electrónicos y mediante conversaciones telefónicas que eran grabadas.

El Tribunal Supremo ha sentenciado en contra de Oficina Directa, que era la Banca Online del Banco Pastor (perteneciente al Grupo Banco Popular, y actualmente al Banco Santander), y que su funcionamiento, en síntesis, era el siguiente:

  • Se cumplimentaba la solicitud del préstamo a través de un formulario que figuraba en la propia página web.
  • Recibida la solicitud por la Banca Online, un gestor comercial contactaba telefónicamente con los interesados solicitantes de dicho préstamo, reclamándoles el envío de la documentación necesaria para el estudio de la viabilidad del préstamo.
  • Aprobado provisionalmente dicho préstamo, se les remitía, por correo electrónico dicha aprobación provisional junto con el que denominaban “folleto legal informativo”, y solicitándoles nueva documentación para proceder a la aprobación definitiva.
  • Tras conversaciones telefónicas con los gestores de la entidad, y comunicada la aprobación definitiva del préstamo, se acordaba la fecha para la firma de las escrituras.
  • Se remitía entonces, por la misma vía utilizada para todas las ocasiones, la del correo electrónico, la aprobación definitiva, junto con la minuta de escritura, y oferta vinculante del préstamo.

Ni que decirse tiene, que en dicha minuta de escritura y en la oferta vinculante, aparecía la limitación al tipo de interés o cláusula suelo, aunque la intención de los prestatarios fuera la de contratar un préstamo a interés variable.

Pues bien, en base a todas estas transacciones realizadas por correo electrónico y vía telefónica, muchos han sido los Juzgados y algunas Audiencias Provinciales, que han considerado que la cláusula suelo de las hipotecas contratadas de esta manera, reunían todos los requisitos necesarios para que fuera transparente, dándola de esta manera por válida, puesto que los prestatarios habían tenido la oportunidad de examinar las condiciones financieras antes de la firma del préstamo.

De esta manera, se han dictado multitud de sentencias contradictorias, habiendo sido zanjado definitivamente este asunto por el Tribunal Supremo, en dos sentencias dictadas este mismo mes de marzo. Determina que dichas cláusulas son nulas por falta de transparencia, manteniendo e insistiendo en su doctrina reiterada desde su sentencia de 9 de mayo de 2013.

Y así dice, que aunque la Audiencia Provincial (en ambos casos, la sección especializada de Barcelona), considere que la información precontractual que se facilitaba a los clientes suplía la posible ausencia inicial de transparencia (o lo que es lo mismo, que el prestatario comprendía las repercusiones y consecuencias económicas y jurídicas de la cláusula suelo), la Sala del Tribunal Supremo no comparte esa conclusión, en tanto que en los correos electrónicos que se remitían a los prestatarios se daba un tratamiento secundario a la cláusula limitativa del tipo de interés, o cláusula suelo, por quedar manifestada su presencia en “un simple inciso dentro de un extenso cúmulo de menciones y datos que dificultaban la comprensión efectiva de la realidad resultante. Lo efectivamente contratado no era un contrato de préstamo a interés variable (el 2,25%), sino un contrato de interés fijo únicamente variable al alza. Es decir,quedaba enmascarado que el cliente no podría beneficiarse de las fluctuaciones a la baja del mercado de tipos de interés por debajo de dicho porcentaje, sino únicamente verse afectados por las oscilaciones al alza”.

El Tribunal Supremo vuelve a abundar, por tanto, en que la información precontractual que las entidades deben de facilitar a los prestatarios reviste un carácter fundamental para que el cliente pueda adoptar una decisión fundada al tener pleno conocimiento de la carga jurídica y económica que le pueda suponer esa contratación y no otra con la que haya podido comparar, por lo que la información a facilitar debe de tener un carácter principal y no secundario.

img

Simancas Rivas

Publicaciones relacionadas

Simancas Rivas con el deporte

Desde Simancas Rivas hemos reforzado nuestra apuesta por el deporte, hemos patrocinado la carrera...

Continuar leyendo
por Simancas Rivas

El euríbor cierra 2018 más cerca de salir de terreno negativo

El euríbor a 12 meses, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en...

Continuar leyendo
por Simancas Rivas

Unirse a la discusión